1.png2.png3.png4.png5.png6.png

Miguel Ángel González Romero realiza las pinturas para los paños de bocina

PicsArt 11 09 03.04.57El pintor Miguel Ángel González Romero ha ejecutado las pinturas para los nuevos paños de bocinas del paso de la Stma. Virgen del Carmen. Estas pinturas, responden a la obra completa concebida por su autor y aprobada por el Cabildo de Oficiales que incluye no sólo la realización de las pinturas centrales sino también el diseño del bordado.
 
Las pinturas se presentan en una composición a tres partes, aunque realizadas en una sola, sobre lino belga de gramaje fino. 
 
PicsArt_07-14-11.10.22.jpg"Entrega del Escapulario". En este paño se representa el momento de la entrega del escapulario de manos de la Santísima Virgen. El que recibe el Escapulario es admitido en la familia de la Madre de Dios y de la Orden Carmelitana. Por ello participa de los privilegios, gracias e indulgencias que los Sumos Pontífices han concedido a la Orden del Carmen. Se beneficia, además, de los méritos, de las penitencias y de las oraciones que se hacen en todo el Carmelo.
 
PicsArt 07 14 11.09.37"Stella  Maris". El origen de la devoción a la Virgen del Carmen está en aquella nube blanca divisada desde la cumbre del monte Carmelo cuando el profeta Elías suplicaba a Dios que pusiese fin a una larga sequía. Mientras Elías oraba a Dios por la lluvia, mandaba una y otra vez a su criado que subiera a la cumbre del monte. A la séptima vez dice el criado: “Se divisa una nubecilla, pequeña como la palma de la mano de un hombre, la cual sube del mar… Y en brevísimo tiempo el cielo se cubrió de nubes con viento, y cayó una gran lluvia” (1 Re 18, 44). En esa nubecilla, semejante ‘a la palma de un hombre’ y cargada de lluvia, se reconoció la figura de la Virgen. Porque María, dándonos al Salvador al mundo, fue la nube que nos dio al Salvador, la Buena Noticia del amor Dios para todos y la luz que nos guía. María se convierte así en la “Stella maris”: la estrella que guía el rumbo de nuestra existencia por las difíciles aguas del mar de la vida.