1.png2.png3.png4.png5.png6.png

El callejero de nuestro itinerario procesional: calle Peris Mencheta

peris6Ha recibido distintos nombres en sus diversos tramos. La parte final, inmediata a la Alameda de Hércules, se conoció como Cruz de la Tinaja, por la forma de la peana sobre la que se levantaba, y como plaza de Belén o del Convento de Belén, durante los s. XVIII y XIX, por el de esta advocación que se abría a dicha plaza. Parece que también recibió el de Pino, por el que allí se erguía. El resto de la calle actual se conoce como Garfio ya en 1483, y posteriormente, de forma transitoria, como Cruz del Garfio, nombre que deriva de una cruz de hierro existente en la encrucijada con Molino y Guadiana, en cuya base había un garfio para colgar la balanza con la que se pesaba el carbón, de lo que queda constancia en el s. XVIII. En un documento de 1755 se denomina como Puerto del Garfio, probable error. Por ello, este ensanche, especie de plaza, se llamó también Peso del Carbón entre 1785 y 1845, pero no la calle que aparece con esta denominación en el plano de Olavide (1771).

peris5El nombre de Garfio coexiste con el de Pico, que se da al tramo comprendido entre Mata y Molino durante el primer tercio del pasado siglo, pero desde 1845 a 1916 recupera toda la calle su nombre primitivo de Garfio. En este último año se le cambió por el actual, en recuerdo de Francisco Peris Mencheta (1844-1916), periodista, fundador de El Noticiero Sevillano. En 1938 se le volvió a dar el de Garfio, aunque por poco tiempo.

Está formada por dos tramos claramente diferenciados, separados por Feria, que la cruza. El primero estrecho, corto, irregular y peor dotado, en el que desemboca Palacios Malaver. El segundo, más largo, recto y ancho, en el que desembocan el pasaje de González Quijano, por la derecha, y Guadiana, Molino y Mata, por la izquierda. En el lado de los pares posee un entrante, que es el resto de la antigua calle Sucia. Su parte final se ensancha en la confluencia con Mata, y aún más al desembocar en la Alameda, producto de operaciones inmobiliarias efectuadas en la segunda mitad del pasado siglo. El tramo entre Feria y Molino ha experimentado también un proceso de alineación desde fines de dicha centuria.

peris6Hay noticias de la construcción de una cloaca que recorría la calle en 1865, así como de la existencia de una fuente en la plaza de Belén. La mayor parte del caserío corresponde al último tercio del s. XIX y a principios del XX, como consecuencia de operaciones inmobiliarias relacionadas con el loteamiento de su parte final y con el derribo del convento, entre otras. Predominan las casas de tres plantas, siendo más modestas las del primer tramo; en el lado derecho de éste se encuentra la fachada lateral de la iglesia de Omnium Sanctorum, con un azulejo de la Virgen del Carmen con las ánimas.

Ya se ha señalado cómo en el s. XVIII se encontraba allí el peso del carbón que entraba en la ciudad; también existía en 1835 un molino de yeso. Como consecuencia de todo esto tuvo, en algunos tramos, una notable actividad económica y de tránsito, como señalara hacia 1873 Alvarez-Benavides, y hoy se puede comprobar por las mañanas.

peris4Entre los monumentos localizados en esta calle hay que citar una ermita en las proximidades de la Alameda, posiblemente de época medieval, bajo la advocación de Nuestra Señora de Belén, al parecer de la cofradía de los barqueros y gentes del río, que a mediados del s. XVI estaban levantando una nueva iglesia. En 1585 se instalan al lado e incorporan la iglesia las carmelitas de la Encarnación, procedentes del Pumarejo, dando origen al mencionado convento. Allí permanecieron hasta 1837, en que fueron trasladadas a otro y el edificio, salvo la iglesia, arrendado a particulares tras el incendio de 1875, en su solar se construyeron casas de escalera y se abrió el pasaje de González Quijano. En cuanto a las cruces que aquí se citan, la de la Tinaja y la del Garfio, ambas eran de hierro y poseían sendas hermandades que les rendían culto; la de la primera que, según González de León, se denominaba realmente Santa Cruz de Palo, celebraba incluso corridas de toros. Ambas fueron desmontadas en 1840, y trasladadas al interior de Omnium Sanctorum, donde se encuentran hoy. La de la Tinaja se instaló, según la tradición, en el lugar en el que en 1367 fue quemada viva, por orden de Pedro 1, la madre del señor de Sanlúcar de Barrameda, doña Urraca Osario, así como su criada, Leonor Dávalos, quien, para evitar la vergüenza de su señora cuando las llamas le quemaron las ropas, se le abrazó y murió con ella. En el s. XVI se localiza en esta vía el Hospital de Santa María de Gracia; y en una fachada de la parroquia había un retablo de la Cena, del s. XVIII, pintado por Cristóbal López.

Fuente: Diccionario histórico de las calles de Sevilla

LA SAYA TORERA

023 23Entre el ajuar de la Stma. Virgen del Carmen se encuentra una saya realizada con un traje de luces donado por el maestro murciano Pepín Liria en el año 2010.
El terno, en color nazareno y bordado en oro, fue cedido a la Hermandad gracias a a la colaboración inestimable del periodista Enrique de Miguel.
La confección de la saya, estrenada ese mismo año durante el Triduo del mes de noviembre celebrado en honor a nuestra Amantísima Titular, corrió a cargo de Antonio Martín Alvarez y el coste de la confección fue sufragado por un grupo de hermanos y devotos de la Stma Virgen.
Desde entonces, suele emplearse para ataviar a la Stma. Virgen en el mes de noviembre acompañada de un manto liso del mismo color.

 

 

 

 

 

LA CALLE "VIRGEN DEL CARMEN DOLOROSA"

0558BEl 22 de noviembre de 1997 fue rotulada una calle de nueva creación, situada entre la calle Relator y la Plaza del Cronista, con el título de "Virgen del Carmen Dolorosa".
0558CPrecisamente en la esquina de esta calle con la calle Relator, se ubica desde entonces un retablo cerámico de 0,60 x 0,75 metros realizado por el célebre pintor ceramista Emilio Sánchez Palacios en el que se representa un primer plano de nuestra Amatísima Titular, enmarcada en un óvalo, que viste ataviada de Reina luciendo el broche con su nombre. Bajo la imagen, la mención Reina del Monte Carmelo en latín, "Regina Montis Carmeli".

Bajo el rótulo de la calle, se sitúa una placa también cerámica en la que se puede leer lo siguiente: "Esta calle se rotuló el día 22 de noviembre de 1997, por acuerdo del pleno del Excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla, siendo Alcaldesa la Excma. Sra. Doña Soledad Becerril Bustamante y Concejal Delegado del Distrito Casco Antiguo el Iltmo. Sr. D. Manuel García García. La Junta de Gobierno".
Fotografías: Web Retablo Cerámico.