Nuestro Padre Jesús de la Paz

Pater futuri saeculi Princeps Pacis

La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Paz es obra del imaginero Francisco José Reyes Villadiego, de la localidad aljarafeña de Salteras (Sevilla), discípulo de Antonio J. Dubé de Luque, y fue bendecida el 9 de Junio de 1990.

Nuestro Padre Jesús de la Paz
Nuestro Padre Jesús de la Paz

La talla sigue el encargo de la Hermandad, quién concertó con el artista, el Domingo de Ramos de 1989, la ejecución de una imagen de Jesús Cautivo, inicialmente de vestir, en madera de cedro policromada.

En el interior de la cabeza figura un manuscrito, a modo de acta, firmado por el imaginero y los miembros de la Junta de Gobierno que efectuó su encargo.

En 1995, el mismo autor le realizó cuerpo entero anatomizado.

En la salida procesional, sobre su paso, el Señor de la Paz preside la escena evángelica de las Negaciones de San Pedro (San Lucas 22, 55-61). Jesús, preso y maniatado, vuelve su mirada al apóstol Pedro, quién lo niega por tres veces en presencia de una criada del Palacio de Anás y un judío que los contempla. José de Arimatea, San Juan Evangelista, un sayón y dos soldados romanos presencian la escena. La Hermandad con la representación de este pasaje evangélico quiso incorporar una iconografía procesional desconocida en la Semana Santa hispalense a pesar de varios intentos previos que por diversas circunstancias no pudieron llevarse a cabo.

Nuestro Padre Jesús de la Paz

Ajuar

Potencias

Las potencias son piezas de orfebrería que imitan tres haces de luz y que orlan la cabeza del Señor. Algunos investigadores las hacen derivar de los primitivos nimbos cruciformes con que solía representarse a Jesús en el arte bizantino y en la Edad media, aunque otros quieren ver en cada haz de luz un aspecto concreto de la divinidad. 

La imagen del Señor de la Paz posee tres juegos de potencias en su ajuar.

Las más antiguas, fueron realizadas en metal sobredorado por Manuel de los Ríos (1990). Poseen tres grupos de haces de rayos lisos biselados y ostentan en sus núcleos, con decoración vegetal, el cristrograma JHS (iniciales de Jesús, Hombre, Salvador).

Emilio Méndez (2002), realiza un juego en plata de ley sobredorada que presentan nueve juego de haces de rayos que alternan biselados y flamígeros. Bajo ellos, cartela con decoración vegetal y el cristograma JHS rodeado de piedras semipreciosas.

Las más recientes y de mayor valor artístico, fueron realizadas por Orfebrería Vilarreal (2018) bajo diseño de Francisco Reyes.  De estilo neobarroco, están conformadas por dos partes claramente diferenciadas; un cuerpo inferior y el superior. El inferior se desarrolla en forma de cartela, donde añaden en el centro el cristograma JHS, alrededor de estos aparecen dos pelas concéntricas de motivos florales y vegetales. La primera simula una semicorona de laureles y robles, donde los frutos de estos están representados por piedras preciosas (amatistas). La segunda y de menor tamaño la conforman elementos vegetales en forma de «eses». Todo ello se remata con una pequeña cornisa con forma mixtilinea (de triple inflexión recta) a modo de pabellón, para cobijar los monogramas. El segundo cuerpo lo componen el haz de rayos propiamente dicho. Se distribuyen en tres bandas de haces de rayos rectos y flanqueado por cuatro rayos flamigeros en los que se le entorchan elementos vegetales y tres biselados. 

Juego de Potencias en metal sobredorado. Manuel de los Ríos (1990)
Potencias en metal sobredorado.
Manuel de los Ríos (1990)
Juego de Potencias en plate de ley sobredorada. Emilio Méndez (2002)
Potencias en plata de ley sobredorada.
Emilio Méndez (2002)
Juego de Potencias en plata de ley. Orfebrería Villarreal (2018).
Potencias en plata de ley sobredorada.
Orfebrería Villarreal (2018)

Túnicas

El Señor de la Paz posee varias túnicas lisas (morada, blanca, corinto tisú de plata…) pero, sin duda, la más destacable de su ajuar es la bordada en oro fino por Manuel Solano (2019).

Diseñada por Francisco Reyes, está bordada en oro sobre tisú de plata, presentando un dibujo, simétrico y perimetral, con ornamentación vegetal tales como hojas y tallos rematados por flores, que se entremezclan con elementos rectilíneos y curvos. La cenefa de la parte inferior se remata en hojas de acanto con dos motivos principales: grupos de lirios formando ramos de tres, en alusión a la pasión de Cristo y a las Negaciones de San Pedro, y ramas de olivo, símbolo de la paz, con olivas, símbolo de sacrificio. El diseño en el pecho, espalda y mangas, sigue el mismo esquema de la parte inferior.

Para su ejecución, Manuel Solano Rodríguez empleó oro fino con diversas técnicas o puntadas, destacando la hojilla y la cartulina, entre otras como zetillo, empedrado, media onda, puntita, escamados y perfilados de lentejuelas.
La túnica se acompaña de cíngulo realizado en oro fino por Sergio Guzmán.

Túnica bordada en oro sobre tisú de plata.
Manuel Solano (2019)
Suscríbete a nuestro canal de YouTube

Contenido multimedia de la Hermandad del Carmen.