Paso del Señor

El paso de Misterio

El paso del Señor de la Paz es de estilo neobarroco, iluminado con candelabros de guardabrisas, y en él se representa la escena de las Negaciones de Pedro según el Evangelio de San Juan (18, 15-18):

Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este discípulo era conocido del sumo sacerdote y entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, mientras Pedro se quedó fuera a la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera e hizo entrar a Pedro. La criada portera dijo entonces a Pedro: «¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?». Él dijo: «No lo soy». Los criados y los guardias habían encendido un brasero, porque hacía frío, y se calentaban. También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose.

Jesús, preso y maniatado, vuelve su mirada a Pedro, quien lo niega por tres veces en presencia de una criada del Palacio de Anás y un judío que los contempla. José de Arimatea, San Juan Evangelista, un sayón y dos soldados romanos completan la escena. Las imágenes secundarias fueron realizadas por Francisco Reyes Villadiego (1997-2000).
La carpinteria del paso fue realizada por Manuel Caballero Farfán (1997), tallando el canasto Francisco Verdugo (2000-2004). 

El atrio del palacio de Anás lleva pinturas hechas a mano sobre cerámica obra de Rocío Almarcha (1998-2000).
El dorado de los candelabros de guardabrisa y del canasto es obra de Abel Velarde y Justiniano Sánchez (2007-2013). Las veinticuatro cartelas son obra del imaginero José María Leal (2011-2015). Están realizadas en caoba, policromadas y estofadas en oro fino, y en ellas se representan escenas de la vida de Jesús y Santos sevillanos.

El moldurón de los respiraderos del paso es obra del tallista ursanoense José Carlos Ligero y fue dorado por David de Paz (2017).

El llamador es de bronce y representa la imagen ecuestre del Rey San Fernando, obra del escultor Álvaro Flores Rojas (2008) sobre diseño de Antonio Díaz Arnido.

Las cartelas

Policromadas y estofadas, son un total de veinticuatro en distinto formato. En ellas, se representan misterios de la vida de Jesús y santos relevantes de la ciudad de Sevilla.
Entre los misterios, el Bautismo, Jesús con la samaritana, el dinero del César, la predicación en el templo, la expulsión de los mercaderes, Jesús en casa de Marta y María, la pesca milagrosa, la mujer adultera, «dejad que los niños se acerquen a mi», la resurrección y la Santísima Trinidad.
Entre los santos y devociones de Sevilla destacan San Fernando, San Hermenegildo, San Isidoro, San Leandro, Santa Ángela de la Cruz, Madre María de la Purísima, María Dolores Márquez, Miguel de Mañara, el Beato Marcelo Spínola, Santa Justa y Santa Rufina.