Reportajes

Reportajes

La calle "Virgen del Carmen Dolorosa"

El 22 de noviembre de 1997 fue rotulada una calle de nueva creación, situada entre la calle Relator y la Plaza del Cronista, con el título de “Virgen del Carmen Dolorosa”.

Precisamente en la esquina de esta calle con la calle Relator, se ubica desde entonces un retablo cerámico de 0,60 x 0,75 metros realizado por el célebre pintor ceramista Emilio Sánchez Palacios en el que se representa un primer plano de nuestra Amatísima Titular, enmarcada en un óvalo, que viste ataviada de Reina luciendo el broche con su nombre. Bajo la imagen, la mención Reina del Monte Carmelo en latín, “Regina Montis Carmeli”.

Bajo el rótulo de la calle, se sitúa una placa también cerámica en la que se puede leer lo siguiente: “Esta calle se rotuló el día 22 de noviembre de 1997, por acuerdo del pleno del Excelentísimo Ayuntamiento de Sevilla, siendo Alcaldesa la Excma. Sra. Doña Soledad Becerril Bustamante y Concejal Delegado del Distrito Casco Antiguo el Iltmo. Sr. D. Manuel García García. La Junta de Gobierno”.

Calle Virgen del Carmen Dolorosa
Calle "Virgen del Carmen Dolorosa"
Retablo cerámico calle Virgen del Carmen Dolorosa
Retablo cerámico

Los Viacrucis de la Capilla Universitaria y Santa Marina

En las paredes de la Capilla de la Universidad, sede de la Hermandad de los Estudiantes, se ubica un Viacrucis realizado en el año 1999 por el taller Barro-co Cerámica, de Juan Manuel Herrera Suárez y Rocío Almarcha Pardo, ceramistas que recibieron su formación en la Escuela Della Robbia, de Gelves, con la colaboración de José Lupión Álvarez, que se encargó del diseño.

Este vía crucis, compuesto de quince obras de cerámica pues se trata del Viacrucis de Juan Pablo II, tiene como particularidad que cada estación está representada por una imagen titular de una cofradía de penitencia sevillana. Así, la cuarta estación “Jesús es negado por Pedro” está representada por Nuestro Padre Jesús de la Paz acompañado en la escena por dos figuras secundarias que aparecen al fondo, una mujer de espaldas y el propio San Pedro. Estas figuras secundarias, aunque esbozan las del Misterio, no representan a ninguna de las tallas actuales pues en 1999 no se había completado aún la escenografía del paso de misterio ya que se encontraba en plena ejecución. Rocío Almarcha Pardo intervino en la ejecución de la cerámica que reviste la escalera de acceso al atrio del Palacio de Anás que se representa en nuestro paso de Misterio, de ahí que empleara el esbozo de la escena en ejecución para realizar la del viacrucis.

En 2007, el mismo taller realizó un vía crucis similar para la Hermandad de la Resurrección, que se encuentra dispuesto a lo largo de los muros de la Iglesia de Santa Marina. Como en el de los Estudiantes, también este vía crucis reproduce, según la estación de la que se trate, un misterio o una imagen de la Semana Santa sevillana. En algunos casos, el dibujo es prácticamente el mismo al ya empleado cambiando el marco de cada pieza, que en el caso del vía crucis de la Capilla de la Universidad es cuadrado, con un remate semicircular sobresaliendo en la parte superior, que es donde aparece el título de cada estación y en el caso del de de Santa Marina cuenta con un marco que parece reproducir el arco ojival de su puerta principal, pintado en tonor azul.

En la cuarta estación, “Jesús es negado por Pedro”, vuelve a representarse la Imagen de Nuestro Padre Jesús de la Paz, aunque aquí vemos una importante diferencia motivada por la diferente época a la que pertenecen uno y otro víacrucis. Así, en éste de Santa Marina, aparecen junto al Señor de la Paz San Pedro y la mujer acusadora, aunque sentada, como se ve en el misterio del Miércoles Santo, mientras que en el de los Estudiantes estaba de pie.

Iglesia de Santa Marina, IV estación Viacrucis
Iglesia de Santa Marina
Azulejo Viacrucis Capilla Universitaria
Capilla Universitaria

La saya torera

Entre el ajuar de la Stma. Virgen del Carmen se encuentra una saya realizada con un traje de luces donado por el maestro murciano Pepín Liria en el año 2010.

El terno, en color nazareno y bordado en oro, fue cedido a la Hermandad gracias a a la colaboración inestimable del periodista Enrique de Miguel.

La confección de la saya, estrenada ese mismo año durante el Triduo del mes de noviembre celebrado en honor a nuestra Amantísima Titular, corrió a cargo de Antonio Martín Alvarez y el coste de la confección fue sufragado por un grupo de hermanos y devotos de la Stma Virgen.

Desde entonces, se ha empleado varias veces para ataviar a la Stma. Virgen en el mes de noviembre acompañada de un manto liso del mismo color.

La Virgen del Carmen vistiendo la "saya torera"
La Virgen del Carmen vistiendo la "saya torera"